La economía española se acelera y crece al mayor ritmo desde 2015

La economía española está batiendo expectativas y no sólo no afloja el ritmo de crecimiento, sino que lo está aumentando en las últimas semanas. El Ministerio de Economía constata en su boletín de coyuntura semanal que se está produciendo «aceleración» desde abril, y la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) revisó el pasado viernes al alza su estimación de crecimiento y pasa del 0,8% al 0,98% en el segundo y en el tercer trimestre de este año. La victoria de Emmanuel Macron en Francia refuerza aún más esas expectativas.

La economía se acerca, por tanto, a ritmos de crecimiento intertrimestral del 1% no conocidos desde la primavera de 2015. Estas nuevas previsiones apuntan a un crecimiento en 2017 no sólo muy por encima del 2,7% previsto por el Gobierno, sino incluso superior al 3%. Al menos un 3,2% como en los años anteriores aparece factible ahora.

La última vez que el PIB creció un 1% con respecto al trimestre anterior fue hace dos años antes de la convocatoria de las primeras elecciones generales. En el primer trimestre de este año, el Instituto Nacional de Estadística (INE) ha estimado un crecimiento del 0,8% que es superior al último de 2016, pero que se está superando ya en estas semanas, según el boletín difundido por el Ministerio de Economía el pasado viernes.

Tirón del turismo

A juicio de los funcionarios del departamento que dirige Luis de Guindos, los indicadores adelantados muestran en abril «una aceleración de la actividad global con respecto a marzo». Se basan en que los indicadores PMI industriales y de servicios están ganando impulso en abril y también el Indicador de Confianza del Consumidor. Éste aumentó en abril siete puntos con respecto a marzo «y es el segundo mejor de toda la serie histórica tras el récord alcanzado en diciembre de 2015». Tanto la percepción actual del consumidor como sus expectativas mejoran al alza.

Como factor clave, tanto el Ministerio como la AIReF tienen en cuenta el importante dato de afiliación a la Seguridad Social registrado en abril. El aumento del número medio de afiliados en 212.216 personas «es el mayor incremento en un mes de abril de la serie histórica». También la caída récord del paro registrado en abril alimentan un crecimiento imprevisto del PIB en este segundo trimestre del año.

También el servicio de estudios del BBVA insistió el pasado viernes en su revisión al alza del crecimiento del PIB del 2,7% al 3% este año que «se soporta en la evolución de las exportaciones, y la mayor actividad en la construcción residencial». «El inicio de 2017 es más favorable de lo esperado», dicen los analistas del BBVA, porque, pese a que «se desacelera la demanda interna», el efecto se compensa «por el turismo» y la mencionada aceleración de exportaciones y construcción.

Revisiones al alza

A su juicio, «las mayores revisiones al alza se dan en Baleares, Canarias y Madrid, que volverán a ser las comunidades más dinámicas». El PIB balear crecerá un 4% este año, frente al 3,5% de Canarias y el 3,4% de Madrid. Su previsión es que en Andalucía crezca un 3,1% y en Cataluña, un 3%.

Si se materializan todas estas previsiones, apuntalarán las optimistas estimaciones de recaudación del Gobierno este año, y el Ejecutivo dispondrá de mayor margen presupuestario tanto para la negociación de enmiendas como para cumplir el compromiso con Bruselas de rebajar el déficit al 3,1% con respecto al PIB.

Lo que sí mantiene el BBVA es su previsión de desaceleración el próximo año. «En 2018 el PIB aumentará un 2,7%, con una menor heterogeneidad en el crecimiento».

El problema a corto plazo es que, como admitía el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, durante el último debate parlamentario sobre los Presupuestos esta recuperación de la economía en los últimos años, «aún no ha llegado a todos». Se mantiene una tasa de paro «insosteniblemente alta que ensombrece otros indicadores positivos que también son ciertos», según declaró en una entrevista a EL MUNDO el vicepresidente de la Comisión Europea, Jyrki Katainen, en su reciente visita a Madrid. Además, la productividad del país en estos años de recuperación se encuentra estancada o incluso decrece, según un reciente informe de la Fundación BBVA.

Por otra parte, la economía española se beneficia aún de vientos de cola como la política de estímulos del Banco Central Europeo que mantiene la deuda pública española a tipos de interés más bajos que la estadounidense. La percepción la semana pasada de que ganaría en Francia Emmanuel Macron favoreció a los bonos de los países del Sur. La prima de riesgo española cerró el viernes a la baja a 113 puntos básicos con respecto al bono alemán.

Vía elmundo

Loading Facebook Comments ...