Cómo prevenir la depresión en los adultos mayores

Por Diego Bernardini, doctor en Medicina profesor de Posgrado en la Maestría de Gerontología Clínica y en Especialidad en Medicina Legal en Fundación Barceló (MN. 94.447).

Según la Organización Mundial de la Salud, la depresión es uno de los trastornos neuropsiquiátricos más comunes en los adultos mayores. Sin embargo, existen algunas herramientas para ayudar a prevenirla.

La depresión es una enfermedad psíquica que se caracteriza por una angustia profunda, baja autoestima, pérdida de interés y disminución de las funciones mentales. En adultos mayores está sub-diagnosticada, porque muchos profesionales creen que estar triste y sentirse solo es parte de la vejez. Esto es falso y forma parte de los estereotipos que caracterizan a las personas de edad avanzada.

En el caso de los ancianos, este tipo de enfermedades mentales puede relacionarse con la pérdida de seres queridos, problemas económicos por consecuencia de la jubilación o por una discapacidad, mudanzas a centros de tercera edad, dolores, problemas de audición, vista, entre otros.

La depresión es mucho más que estar de mal humor, decaído o triste. No tiene que ver con ser un vago o una persona improductiva. Por eso, resulta muy importante diferenciar este problema de salud con otros estados del ánimo que son parte del mismo vivir.

Consejos para prevenirla

– Mantenete activos: Así el cuerpo libera endorfinas que producen sensación de felicidad y euforia. Además, puede ayudar a mejorar la autoestima. El ejercicio debe ser proporcional a tus condiciones personales y si es al aire libre mejor.

– Comé equilibrado: En la vejez, las personas deben incorporar una dieta levemente hipocalórica y aportar ácidos grasos de la familia omega-3.

– Dormí bien: Permití que el cuerpo descanse el tiempo suficiente. De esta manera, tendrás energía al día siguiente para practicar hobbies o ir a reuniones sociales.

– Cuidá la paciencia: mantener interés en la imagen propia contribuye a tu seguridad. Levantarse de la cama, bañarse, vestirse, ayudan a verte bien.

– Dedicá tiempo a las relaciones personales: Rodeate de personas positivas y afectuosas. Tener conversaciones con amigos y la familia a diario, colabora con el estado anímico y te protege contra la depresión.

Via tn.com.ar

Loading Facebook Comments ...