Con la Lebac a 7 días, el Central buscará fijar una nueva referencia

El Banco Central (BCRA) recortó su tasa de pases en 0,75 puntos porcentuales, al 28% anual. Una baja con gusto a poco para la Jefatura de Gabinete, desde donde se originaron las presiones por la modificación de las metas de inflación y un relajamiento de la política monetaria, pero en principio convalidadas por Hacienda. Para el mercado, sin embargo, el presidente del BCRA, Federico Sturzenegger, pasó airoso una prueba no menor y conservó su credibilidad.

El Central anunciará, por su parte, en los próximos días, que los bancos podrán comprar letras -las Lebac- a 7 días de plazo. La realidad es que si bien el BCRA intentó instalar la tasa de pases como la de referencia para el mercado, el hecho de que para los bancos la operación estuviera alcanzada por el impuesto a los ingresos brutos le quitó fuerza al instrumento.

Muchas entidades financieras se retiraron paulatinamente del mercado de pases y se mantuvieron fieles a las Lebac. Por eso, la tasa que el BCRA convalide el martes que viene en su licitación mensual de Lebac es casi tan relevante al final del día para el sistema financiero -si no más- que la tasa de pases.

Pese a que, según confirmó LA NACION, el directorio de la autoridad monetaria aprobó las nuevas letras a 7 días para bancos el jueves pasado, todavía no está claro si las pondrá en venta el próximo martes en su licitación primaria. Es posible que ahí sí el BCRA convalide un recorte de tasas mayor que el establecido ayer en su mercado de pases.

El vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, es tal vez uno de los que más empujan dentro del equipo económico por una baja más fuerte en el costo del dinero. Su postura fue ganando la consideración del presidente Mauricio Macri, y fue comunicada al BCRA.

“Creemos que está bien que el Ejecutivo fije la meta de inflación, pero también que el Central sea independiente en el manejo de los instrumentos de política monetaria”, repetían, entretanto, ayer cerca del ministro Nicolás Dujovne.

En Hacienda reconocen que el atraso cambiario generado por las altas tasas de interés reales -esto es, descontada la inflación- estaba contrarrestando en gran medida la mejora en la competitividad que muy gradualmente el Gobierno está impulsando vía algunas reformas estructurales (como la reforma tributaria). Y comenzaban a ver con inquietud números de actividad algo menos alentadores, aunque estadísticamente no consideran que estén las condiciones para hablar ya de una ralentización del crecimiento, como sí comienzan a advertir algunos economistas.

Con una inflación que, en privado, muchos en el Gobierno ya empiezan a ubicar este año en torno del 18% -tres puntos por encima de la nueva meta del BCRA- ,en el gabinete económico están convencidos de que la tasa de interés del 28% anual que fijó Sturzenegger todavía es alta en términos reales. Debería, en el mediano plazo, bajar del 10% real al 5%, aunque una vez más las diferencias hacen a la velocidad de la baja.

Igual que el BCRA, que en su comunicado de ayer aseguró que será “cauteloso en la adecuación de la política monetaria al nuevo sendero de desinflación”, en el equipo económico reconocen que la baja no puede ser abrupta. No están ancladas aún las expectativas de inflación -prueba de ello son las reacciones de los economistas tras el cambio de metas- y podría provocarse una corrida indeseada en el mercado cambiario.

La nueva meta del 15% anual, aseguran ahora en el Gobierno, sirve para anclar las paritarias, aunque en la práctica terminen cerrando unos puntos por encima de ese nivel. Es una diferencia con lo que sucedía con la meta del 10%, que de tan escasa credibilidad impulsaba a los gremios a plantear un ajuste fijo superior y, además, la inclusión de una cláusula gatillo. En 2017, la cláusula gatillo terminará dándoles a varios gremios -como ya sucedió con el de Comercio, en el que la paritaria habrá superado el 26%- un aumento de salarios varios puntos por encima de la inflación.

Ya para 2019, creen confiados en el Gobierno, la meta establecida del 10% podría ser un objetivo cumplible.

Vía La Nación 

Loading Facebook Comments ...