La Iglesia despegó al Papa Francisco de las “acciones y posturas” de los movimientos populares

Los voceros informales que dicen representar la palabra del papa Francisco le causaron más de un dolor de cabeza. Es por eso que a días de su viaje a Chile, la Conferencia Episcopal Argentina salió a despegar la figura del Sum Pontífice de las “acciones o posturas” de los movimientos populares que reclaman por tierra, techo y trabajo.

El comunicado de la Iglesia afirma que Francisco acompaña y promueve abiertamente a los movimientos sociales, pero remarca que “esto no implica de ninguna manera que se le atribuyan a él sus posiciones o acciones, sean estas correctas o erróneas“.

“El Papa Francisco se expresa en sus gestos y palabras de padre y pastor, y a través de los voceros formalmente designados por él. Nadie ha hablado ni puede hablar en nombre del Papa“, destaca el comunicado difundido hoy por la Conferencia Episcopal Argentina.

“Gran parte de los medios de comunicación han puesto más la atención en hechos menores e incluso han identificado al papa con determinadas figuras políticas o sociales”, remarcó la CEA en su carta.

“Algunos de ellos han sido claros afirmando que no representan ni pretenden representar al papa ni a la Iglesia. Sin embargo, esta constante asociación ha generado muchas confusiones y justificado lamentables tergiversaciones de su figura y sus palabras que llegan incluso a la injuria y la difamación”, subrayó.

El organismo eclesiástico destacó que “la inmensa mayoría del pueblo argentino” ama al papa y no se deja confundir por quienes “pretenden utilizarlo”, sea “pretendiendo representarlo” o atribuyéndole “posiciones imaginarias en función de sus propios intereses sectoriales”.

En tanto, el vocero de la Conferencia Episcopal, Jorge Oesterheld, hizo referencia a los motivos por los que Francisco aún no visitó a la Argentina: “No creo que esté evitando venir a la Argentina. Está esperando el momento que considere dentro de lo que es su agenda, su visión geopolítica y el proceso que se va viviendo en cada uno de los países”, indicó en diálogo con Del Plata.

Oesterheld rechazó que exista una “intención oculta” por la que Francisco demora su vuelta: “Sin dudas que debe tener ganas de venir, porque se fue un día y él quiere mucho a este país y le gusta mucho estar acá. No es por falta de ganas. No debe ser nada fácil combinar sus ganas con la agenda impresionante que tiene y los procesos que se van viviendo en cada uno de los países”, señaló.

A continuación el comunicado completo de la Conferencia Episcopal Argentina:

Francisco, el Papa de todos

Los argentinos tenemos un enorme privilegio, hace ya casi cinco años un hermano nuestro ha sido elegido Papa, es decir, la máxima autoridad de la Iglesia en el mundo; para los cristianos, vicario de Cristo en la tierra. Desde aquel momento nuestro querido Papa Francisco adquirió en todos los países un prestigio y un apoyo crecientes, y hoy es en un referente global incuestionable para la inmensa mayoría de los cristianos y personas de buena voluntad.

En nuestro país, gran parte de los medios de comunicación han puesto más la atención en hechos menores e incluso han identificado al Papa con determinadas figuras políticas o sociales. Algunos de ellos han sido claros afirmando que no representan ni pretenden representar al Papa ni a la Iglesia. Sin embargo, esta constante asociación ha generado muchas confusiones y justificado lamentables tergiversaciones de su figura y sus palabras que llegan incluso a la injuria y la difamación. 

La inmensa mayoría del pueblo argentino ama al Papa Francisco, no se deja confundir por quienes pretenden utilizarlo, sea pretendiendo representarlo, sea atribuyéndole posiciones imaginarias en función de sus propios intereses sectoriales. El pueblo sencillo quiere escuchar las enseñanzas del Santo Padre, y lo reconoce por su lenguaje claro y llano.

Acompañar a los movimientos populares en su lucha por la tierra, techo y trabajo es una tarea que la Iglesia ha realizado siempre y que el propio Papa promueve abiertamente, invitándonos a prestar nuestras voces a las causas de los más débiles y excluidos. Esto no implica de ninguna manera que se le atribuyan a él sus posiciones o acciones, sean estas correctas o erróneas. 

Por ello, en vísperas a su próxima visita a los pueblos hermanos de Chile y Perú, queremos reiterar que el Papa Francisco se expresa en sus gestos y palabras de padre y pastor, y a través de los voceros formalmente designados por él. Nadie ha hablado ni puede hablar en nombre del Papa. Su aporte a la realidad de nuestro país hay que encontrarlo en su abundante magisterio y en sus actitudes como pastor, no en interpretaciones tendenciosas y parciales que sólo agrandan la división entre los argentinos.

Deseamos ardientemente que el Papa Francisco sea valorado y escuchado como él se merece y como nos lo merecemos todos los argentinos.

Que la Virgen de Luján nos ayude a construir como hermanos nuestra Patria

Vía tn.com.ar

Loading Facebook Comments ...