Arrancó en Alemania uno de los últimos juicios a un guardián de campo nazi

Desde su puesto en una torre de vigía del campo de concentración nazi de Stutthof, el soldado adolescente Bruno Dey escuchaba los gritos de los judíos al morir en la cámara de gas. Y luego, como dijo Dey a los investigadores, presenciaba diariamente el transporte de los cadáveres al crematorio.

Más de siete décadas después, Dey fue a juicio este jueves 17-O en la corte estatal de Hamburgo por complicidad en el asesinato de 5.230 personas  en uno de los últimos juicios a un SS nazi.

El hombre de 93 años ingresó a la sala en silla de ruedas, acompañado por su hija, con una carpeta roja frente a su cara para ocultarla de las cámaras.

Dey está acusado por la fiscalía de complicidad en asesinatos cuando era guardián “entre agosto de 1944 y abril de 1945” del campo de Stutthof, en el norte de Polonia. Fue el primer campo nazi edificado fuera de Alemania.

Ahí perecieron 65.000 personas, esencialmente mujeres judías procedentes de los países bálticos y de Polonia. El campo pasó a formar parte del sistema de exterminio de los judíos en junio de 1944.

La jueza presidenta del tribunal Anne Meier-Goering inició la sesión con preguntas básicas tales como su fecha y lugar de nacimiento.

Cuando el fiscal Lars Mahnke describió cómo se mataba a los judíos con gases, a tiros o de hambre como parte de las “matanzas sistemáticas” en el campamento donde era guardia hace 75 años, la expresión de su rostro no se alteró, pero parecía escuchar atentamente.

Aunque no hay pruebas de su participación directa en una matanza en Stutthof, los fiscales sostienen que, como guardia desde agosto de 1944 a abril de 1945, fue “una pequeña rueda en la maquinaria del asesinato”.

Dey, panadero de oficio, no niega haber sido guardia en Stutthof. En declaraciones a los investigadores, dijo que en 1944, cuando tenía 17 años, se lo consideró no apto para el combate, por lo cual se lo incorporó a un destacamento de guardias SS en Stutthof, no lejos de Danzig, hoy la ciudad polaca de Gdansk.

Debido a su edad en esa época, se lo juzga en un tribunal de menores y enfrenta una pena de entre seis meses y 10 años de prisión en caso de declarárselo culpable.

Hamburgo, Alemania | AFP | jueves 17/10/2019 – 10:20 UTC-3 | 664 palabras

ACTUALIZA CON DECLARACIONES DEL ABOGADO DEL ACUSADO Y MÁS INFORMACIÓN

por Mathieu FOULKES

Un guardián del campo de concentración polaco de Stutthof expresó su “pena” por las víctimas de las atrocidades, al comparecer el jueves ante la justicia en la ciudad alemana de Hamburgo (norte) por complicidad en miles de asesinatos, en uno de los últimos juicios a un SS nazi.

Las audiencias del juicio iniciado este jueves y que se prolongará al menos hasta mediados de diciembre se verán restringidas a dos por semana y a un máximo de dos horas cada una debido al precario estado de salud de Bruno Dey, de 93 años.

Dey ingresó a la sala del tribunal en silla de ruedas, con el rostro oculto tras una carpeta roja, y acompañado por una asistente que ejercía de enfermera.

“Lo que pasó le daba pena” afirmó su abogado, Stefan Waterkamp. “Sabía que los detenidos no eran criminales, que estaban ahí por razones antisemitas, racistas u otras, tenía piedad de ellos” agregó.

Pero el abogado afirmó que Dey no tuvo otra opción.

“No entró por voluntad propia en las SS, no eligió ser enviado a un campo de concentración” y nunca podría haber “liberado” a los presos, argumentó el letrado.

Dey está acusado por la fiscalía de complicidad en asesinatos cuando era guardián “entre agosto de 1944 y abril de 1945” del campo de Stutthof, en el norte de Polonia, a 40 km de Gdansk. Fue el primer campo nazi edificado fuera de Alemania.

Ahí perecieron 65.000 personas, esencialmente mujeres judías procedentes de los países bálticos y de Polonia. El campo pasó a formar parte del sistema de exterminio de los judíos en junio de 1944.

Dey, que tenía 17 años en el momento de los hechos, fue según la fiscalía cómplice en el asesinato de 5.230 presos (5.000 “creando y manteniendo condiciones que ponían en riesgo la vida”, 200 gaseados y 30 de un disparo en la nuca).

Severidad tardía

En estos últimos años, Alemania juzgó y condenó a varios antiguos SS por complicidad en asesinatos, ilustrando la creciente pero muy tardía severidad de su justicia.

En efecto, fiscalías y tribunales alemanes han ampliado a los guardianes de los campos la acusación de complicidad en asesinatos, antes reservada a las personas que ocupaban cargos importantes en la jerarquía nazi, o que estaban directamente implicadas en los homicidios.

Ninguno de estos condenados ha sido hasta ahora encarcelado por problemas de salud.

El caso más emblemático fue el proceso llevado a cabo contra John Demjanjuk ante el tribunal regional de Múnich. Este exguardián del campo de exterminio de Sobibor, fue condenado en 2011 a una pena de cinco años de prisión. Murió en 2012 antes de su juicio en apelación.

A principios de abril, el proceso de otro exguardián del mismo campo nazi de Stutthof había sido abandonado debido a la degradación del estado de salud del acusado, de 95 años. Las fiscalías alemanas están instruyendo otros 23 casos de este tipo.

Vía AP/AFP

 

 

¿Deseas apoyarnos?
Puedes efectuar una donación para continuar informando:f

Donar Bitcoin

Scanea Para Donar Bitcoin a Redacción
Escanee el código QR o copie la dirección siguiente en su billetera para enviar bitcoin:

Donar Bitcoin Cash

Scanea Para Donar Bitcoin Cash a Redacción
Escanee el código QR o copie la dirección siguiente en su billetera para enviar bitcoin:

Donar Ethereum

Scanea Para Donar Ethereum a Redacción
Escanee el código QR o copie la dirección siguiente en su billetera para enviar Ether:

Donar Litecoin

Scanea Para Donar Litecoin a Redacción
Escanee el código QR o copie la dirección siguiente en su billetera para enviar Litecoin:

Donar Monero

Scanea Para Donar Monero a Redacción
Escanee el código QR o copie la dirección siguiente en su billetera para enviar Monero:

Donar ZCash

Scanea Para Donar ZCash a Redacción
Escanee el código QR o copie la dirección siguiente en su billetera para enviar ZCash:

Loading Facebook Comments ...