Estos 10 alimentos con Omega-3 para retrasar envejecimiento del cerebro

Nuestro cuerpo no es el único que envejece con el paso del tiempo, aunque no es tan visible el cerebro envejece igual que el resto de los órganos, se trata de un proceso fisiológico inevitable, perdiendo 10.000 neuronas diarias de los 100.000 millones que poseemos. .

Sin embargo, no todo está perdido, seguimos fabricándolas durante toda la vida, pero para ello hay que mantener el cerebro activo y una buena alimentación, consumir alimentos ricos en Omega-3 es de gran ayuda.

Se cree que ciertos alimentos modifican la química de nuestro cerebro, lo que puede afectar la salud psicológica, la fisiología de la nutrición ha avanzado para saber cómo se comporta cada nutriente en nuestro organismo.

En una entrevista concedida a la revista Infosalus y publicada este lunes, el médico especialista francés Michel Cymes ha observado que es “inevitable” el declive cognitivo del cerebro aunque reconoce que hay actividades como hablar, cultivarse, moverse, tener relaciones sociales y la dieta que pueden ayudar atrasar el proceso.

La dieta a su juicio, tiene lugar fundamental y, dentro de ella, los ácidos grasos son esenciales para la constitución de la membrana que envuelve las neuronas.

“Se trata de una especie de vaina que, además de protegerlas, facilita la formación de nuevas conexiones entre ellas. Si por algún motivo te faltaran estos nutrientes pondrías en peligro tu salud cerebral. O, al menos, esa es la conclusión a la que han llegado experimentos con animales a los que los investigadores privaron de omega-3”, indica el especialista.

Según advierte, el déficit de ácidos grasos se paga antes o después con disfunciones que afectan a la salud global de la persona, ya que interfieren con el sueño, con la capacidad de aprendizaje y de retención, con el desempeño cognitivo, y con la relación con el placer en todas sus formas.

Te presentamos una lista de alimentos ricos en estos ácidos grasos:

Aceite de linaza: Es un buen amigo del sistema cardiovascular. Lo ideal sería consumir una cucharada sopera diaria. Sin embargo, no compres grandes cantidades de golpe, ya que se pone rancio rápidamente. Opta por botellas pequen*as y consérvalas protegidas del calor. Una vez las abras, no tardes mucho en vaciarlas (3 meses máximo).

Huevos: Elígelos enriquecidos con omega-3. La gallina en cuestión se habrá alimentado con comida enriquecida con granos de lino.

Camarones: Hay camarones y camarones. Si los compras importados, ten en cuenta que los procedentes de países nórdicos son más interesantes que los de criaderos asiáticos, ya que su contenido en omega-3 es superior. En todo caso, te recomiendo que siempre que puedas compres productos frescos, ya que los camarones congelados o en conserva tienen un contenido en sal demasiado elevado.

Semillas de chía: Sus grasas buenas se resumen en tres letras: AAL, que designan al ácido alfalinolénico. Aunque es un nombre difícil de pronunciar puedes confiar en él porque le hará un gran bien a tu cerebro. Si te gustan, puedes comerlas tal cual. Si no, muélelas. No son complicadas de combinar y encajan con multitud de platos distintos.

Nueces: Cómpralas con cáscara y consérvalas a una temperatura inferior a 10 grados centígrados. Sí, te darán algo más de trabajo, pero valdrá la pena. Las bolsitas llenas de nueces peladas que venden por doquier son muy prácticas, pero menos beneficiosas para la salud, ya que se oxidan.

Sardinas: Tanto si están en conserva en aceite de oliva virgen como si las haces a la plancha, las sardinas harán mucho más que saciar tu hambre: te calmarán. La sardina tiene propiedades relajantes y su consumo está indicado en casos de agotamiento, ansiedad o estrés. Además, como son ricas en vitamina D, son unas aliadas perfectas cuando llega el invierno y el organismo se ve privado de la luz solar y tiene dificultades para sintetizar esta vitamina que combate el cansancio.

Vía Panorama

Loading Facebook Comments ...