Kakeibo, el truco japonés para ahorrar al máximo con cualquier sueldo

Kakeibo, el libro japonés de finanzas domésticas basado en el recuento de gastos y en la planificación mensual, crece con fuerza fuera de las fronteras niponas. Tan simple como viejo, busca dar una vista panorámica de las necesidades de gasto y de ahorro de cada persona.

Es, simplemente, una libreta donde quedan registrados con detalle todos los gastos mensuales, con el fin de tomar consciencia de ellos y poder organizar las finanzas. La versión primitiva de las apps que hoy prometen gestionar las cuentas de la gen te. El origen de todo.

Cuatro grandes claves

La planificación está sustentada en cuatro pilares del gasto. Al arranque de cada mes se apuntan los ingresos y gastos fijos en el libro, similar a una agenda, junto a una meta de ahorro. Conforme pasen los días, se van anotando los gastos.

En primer lugar se agrupan todos aquellos gastos destinados a la propia supervivencia como podría ser la medicina y los gastos domésticos. El segundo pilar es el considerado opcional, en el que encajan aquellos gastos destinados a salir fuera a comer, comprar ropa nueva y caprichos similares. En tercer lugar se contabilizan todos los gastos vinculados a la cultura, como periódicos, libros, entradas al teatro… Finalmente vienen los extras.

La idea es tener claro en todo momento dónde va el dinero

La idea es tener claro en todo momento dónde va el dinero (Thomas Trutschel/Getty)

Tras contabilizar estas partidas, será necesario dar respuesta a las siguientes preguntas: ¿cuánto dinero tienes?, ¿cuánto dinero le gustaría ahorrar?, ¿cuánto estás gastando en realidad? y ¿cómo puede mejorar eso? En base a esa preguntas se irá recortando gastos de allí donde se vea posibilidad.

Un blogger financiero japonés desmenuza el proceso y sostiene que la práctica ayuda a las personas a ahorrar hasta un 35% sobre lo gastado al mes. Eso sí, todo depende de la constancia y detalle a la hora de anotar.

Una idea centenaria

Kakeibo significa “libro de cuentas para el ahorro doméstico”. El primer Kakeibo se vendió en Japón en 1904 y su inventora fue Motoko Hani, considerada la primera periodista en Japón y fundadora de la revista femenina más antigua de su país, ‘La compañera de la mujer’, en la que también ayudaba y animaba a las lectoras a llevar el control de la economía doméstica. Su principal objetivo era empoderar a la mujer a ahorrar y a gestionar sus propias finanzas.

Loading Facebook Comments ...