España intenta un pacto a la desesperada para quedarse con la Agencia del Medicamento

Los diplomáticos no la tienen en cuenta, el resto de candidatas actúan como si hubiera desaparecido o nunca hubiera existido, y las instituciones y nueve de cada 10 fuentes consultadas en Bruselas no le dan ninguna opción, pero Barcelona no se rinde.

Este lunes los Estados Miembros votan para decidir qué dos ciudades acogerán la Agencia Europea del Medicamento y la Autoridad Bancaria Europea tras el ‘Brexit’.

Dos decenas de urbes que optan a codiciadas fuentes de empleo e ingresos y de cuyas quinielas la española se ha evaporado por la crisis política generada por el desafío independentista.

El diagnóstico en la UE es absolutamente unánime: Barcelona tenía un dosier técnico envidiable y es una de las favoritas de los propios empleados que deberán dejar Londres, pero lo ocurrido en los últimos meses ha hecho mella.

El gobierno español, sin embargo, se resiste y está usando cada minuto para intentar arañar los votos necesarios. Saben que es una batalla casi imposible a estas alturas, pero sólo casi.

Estas semanas, España está quemando su capital político con la cuestión catalana. Ha dejado muchísimos favores a deber e hipotecado demasiado en una carrera más que incierta, teniendo la elección del presidente del Eurogrupo en diciembre y la vicepresidencia del BCE en mayo.

Que el Consejero de Sanidad que llevaba el dosier esté en Bruselas evitando una extradición y la alcaldesa de la Ciudad diga que sus bases no simpatizan con la EMA, no ayuda en absoluto.

Loading Facebook Comments ...