¿Por qué España es el país más difícil para las aerolíneas?

España es el país con menor ratio de supervivencia de aerolíneas. Ésta es la conclusión a la que llega un informe del ‘broker’ aéreo especializado en contratación y gestión de vuelos chárter Europair, tras estudiar 835 aerolíneas. Sólo el 21% de las compañías de transporte aéreo creadas en nuestro país ha logrado sobrevivir.

En total, 63 aerolíneas han cesado su actividad en 90 años. La vida media de éstas fue de tan sólo ocho años, pero según el estudio se reduce a seis para las compañías creadas a partir de los años 80, a cuatro entre las que nacieron tras comenzar el siglo XXI y a tres años para las surgidas desde 2006. Sólo en los últimos 10 años en España han dejado de funcionar, quebrado o fusionado 33 compañías aéreas. Gran parte de ellas operaban vuelos chárter.

En ocasiones carencias o deficiencias en el proyecto empresarial son la clave del fracaso. Y, según el estudio, las distintas administraciones y regulaciones no parecen detectar y prevenir estas deficiencias que irremediablemente finalizan con la desaparición de la aerolínea.

«El sector de la aviación es muy sensible a todos los factores económicos y políticos mundiales», explica el responsable del departamento de Business Intelligence de Europair, Luis Matera. «Una de las principales causas ha sido la crisis económica que se inició en 2008». Su dureza en España «estuvo acompañada por una caída de la demanda interna», señala Matera.

Sea por unas u otras razones, sólo 17 aerolíneas han seguido con su actividad de las 80 aerolíneas creadas hasta ahora en España. Muchas cayeron al comienzo de la crisis, como Air Comet (1996-2009) o Clickair (2006-2009). Pero quizá los casos más recordados sean los de Aviaco, que operó de 1948 a 1999, y la recientemente desaparecida Spanair (1986-2012). No obstante, la vida más corta la tuvo, con apenas un año, South Atlantic Airways (2000-2001).

En el lado opuesto, Iberia es la más longeva. Creada en 1927, no tuvo competencia hasta 1969. Ese año llegó Naysa (Navegación y Servicios Aéreos Canarios), que ya suma 48 y le siguen con 31 años Air Europa y Swiftair. Entre las más jóvenes se cuentan Vueling y Volotea, aunque «en los últimos años están proliferando varias aerolíneas nacionales» que, según el informe, son de bajo coste, filiales e incluso de largo radio.

España frente a Europa

A España, en corta duración de vida de las aerolíneas, le acompañan Italia, Bélgica, Grecia y Suecia. Este último caso demuestra que en la longevidad de las aerolíneas poco tiene que ver en ocasiones la situación económica de los países.

Y aunque Alemania, Francia y el Reino Unido tienen más compañías aéreas históricas y actuales, su ratio de supervivencia está entre el 34% y el 40%. Mientras, el estudio destaca que países más pequeños y con una menor presencia en el mercado de la aviación «han sabido controlar los riesgos en este sector».

Los emprendimientos aéreos de nuestros vecinos de Portugal son los más duraderos de entre los países europeos incluidos en el estudio de Europair. Un total del 58% de las aerolíneas que han creado ha logrado sobrevivir.

En Irlanda, Suiza, Austria, Polonia y otras naciones escandinavas hay entre seis y 15 aerolíneas activas y sus ratios de supervivencia superan el 38%.

Las desapariciones de aerolíneas, además de consecuencias empresariales, siempre llevan aparejados riesgos para los pasajeros, en especial por el hecho de que las reservas aéreas se realizan con mayor antelación que en otros medios de transporte. «Resulta evidente la necesidad de permanecer alerta para no verse afectado como usuario y entender que no siempre lo más atractivo, bien sea por precio, imagen, reputación o visibilidad coincide con lo más fiable y seguro», recomienda Matera.

Sin embargo, desde la Asociación de compañías españolas de transporte aéreo, Aceta, aclaran que «el sector aéreo español está muy consolidado». Explican que lo demuestra la trayectoria sus aerolíneas asociadas cuya actividad lleva siendo «sólida y fiable durante décadas y les ha valido para ganarse la confianza del público, afianzar su negocio y ser reconocidas a nivel mundial».

Como apunte positivo para el futuro del sector aéreo en España, Matera cuenta, además, que «se están dando casos de expansión y reestructuración» en nuestro país «que podemos considerar como verdaderos éxitos a nivel europeo».

Via EL MUNDO

Loading Facebook Comments ...