Controlar la diabetes se convierte en una odisea

Van veinte días desde que Alida Vera no toma sus dos pastillas diarias de metformina —medicamento prescrito para la diabetes—. Empieza a descompensarse con frecuencia, tiene mareos e incluso taquicardia. Su recorrido por farmacias suma unas ocho. “Ni vivas ni muertas consigo mis pastillas. Es una odisea”, relata Alida.

Debe trasladarse en transporte público en busca del medicamento, lo que le agrega di cultad. La escasez de medicamento también pone a los diabéticos a dar carreras. Se convierte en una preocupación ver que el medicamento se acaba y no tener a la mano la siguiente caja, según Alida. Su diabetes es tipo 2 y del medicamento depende que no avance.

En las farmacias marabinas cientos de personas entran a diario preguntando por la metformina o la glibenclamida, en cualquiera de sus presentaciones, sin resultados favorables. Las presentaciones disponibles, en su mayoría son importadas desde Colombia, con precios que superan considerablemente el costo del medicamento producido en el país. Tan solo un blíster de metformina, de 15 cápsulas de 850 miligramos, tiene un valor que oscila entre los 3.500 y los 6.00 bolívares.

Generalmente Alida debe tomar dos pastillas diarias, por lo que esta dosis le duraría solo una semana. Ramón Fernández, encargado de una sucursal de farmacias Saas, ubicada en la avenida Santa Rita, explicó que la caja de metformina de 30 cápsulas tiene un costo de 800 bolívares, pero hace meses que no llega a las estanterías de los expendios de medicamentos de la ciudad. “La gente viene todos los días y pregunta. Solo podemos ofrecerle el importado a un costo más elevado, porque es lo único que nos llega. Hay personas que no se lo llevan al ver el costo, pero no podemos hacer nada si no contamos con la disponibilidad del nacional”, asegura Fernández.

“Llegan fallos” Cuando las farmacias reciben alguna dotación de medicamentos para el tratamiento de la diabetes, es mínimo. De dos a cinco cajas es el máximo, que no dura en los anaqueles ni medio día, y solo se llevan aquellas personas que corren con suerte. “La dotación siempre llega falla, es muy poca para tanta demanda, porque la gente entra y sale todo el día en busca de sus medicamentos para la diabetes y con lo que nos llega no logramos cubrir ni el 80 % de esos pacientes”, explicó Andrea Chacín, vendedora de una farmacia ubicada en el Centro de Maracaibo, cuyo nombre pre rió reservar.

Para evitar que los medicamentos caigan en manos de revendedores, expendios como Farma Bien optaron por crear una base de datos de clientes frecuentes, con diabetes, hipertensión y otro tipo de patologías crónicas, a los que llaman una vez que los medicamentos llegan a los anaqueles. “Queremos evitar el bachaqueo de medicamentos para este tipo de enfermedades y por eso constatamos quienes son las personas que de verdad la necesitan y les apartamos sus cajitas para tres y cuatro meses”, comentó Keidy Franco, encargada de Farma Bien en el sector La Lago.

No hay cifras Las últimas cifras publicadas por Fenadiabetes, en el 2014, maneja entre 1.8 y 2.1 millones de pacientes diabéticos en toda Venezuela, con una mayor incidencia de la diabetes tipo 2. La Organización Mundial de la Salud (OMS), dispone en su página una sección donde se aporta la situación de cada país en cuanto a la diabetes y todo tipo de patologías. Venezuela aparece en la mayoría de los datos con la sigla ND (no disponible), las cuales indican que el país no respondió a la encuesta. Las cifras oficiales y las actualizaciones sobre la incidencia siguensiendo nulas.

Via VERSION FINAL

Loading Facebook Comments ...