España y Francia confían en lograr fondos para el Canfranc y que la línea hasta Pau esté operativa en 2024

14867313960991

La convocatoria se resolverá en julio y si se logra la ayuda “sería el empujón definitivo” para la reapertura de la línea Pau-Zaragoza.

Los gobiernos de España y Francia y las regiones de Aragón y Nueva Aquitania confían en conseguir los fondos europeos que han solicitado de forma conjunta para recuperar la conexión ferroviaria transfronteriza Pau-Zaragoza, a través de Canfranc, un proyecto que se vincula al potencial logístico de la Comunidad aragonesa y que podría estar operativo en su totalidad, si se logran estas ayudas, en 2024.

El consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda del Gobierno de Aragón, José Luis Soro, ha presentado este viernes los puntos claves del dossier ‘Superando las conexiones perdidas entre Francia y España: estudios para la rehabilitación de la sección ferroviaria transfronteriza Pau-Zaragoza’, presentado en Bruselas a la convocatoria ‘Mecanismo Conectar Europa 2016, programa Anual – Convocatoria General’, para optar a estas ayudas para la reapertura del Canfranc.

En rueda de prensa, Soro ha recordado que para el Gobierno aragonés la reapertura de la línea es un proyecto “prioritario” y se ha presentado a esta convocatoria que otorgará 110 millones de euros en subvenciones para “eliminar cuellos de botella” y mejorar pasos transfronterizos.

De esta forma, por primera vez se realizará una solicitud conjunta de ayudas a la que no solo se suman las regiones de Aragón y Aquitania, sino también el Ministerio de Medio Ambiente, Energía y Mar de Francia, el Ministerio de Fomento del Gobierno de España, los gestores de infraestructuras de ambos países –Adif en el caso español–, y participan la Plataforma Logística de Huesca ‘Plhus’ y la Fundación Transpirenaica.

La unión de todas estas instituciones para impulsar una acción conjunta y solicitar ayudas “no había pasado nunca antes”, ha recalcado Soro, para indicar que otra novedad de este dossier es que “por primera vez la reapertura del Canfranc se vincula a la apuesta estratégica de Aragón por la logística”.

En este sentido, ha observado que, además de posibilitar la circulación de pasajeros, “queremos transportar un millón y medio de mercancías” y unir esta conexión ferroviaria con los proyectos logísticos en Zaragoza y Huesca –Plaza y Plhus– y con la Terminal Marítima de la capital aragonesa.

Se trata, por tanto, de recuperar el “espíritu” del proyecto transnacional, pero reforzándolo con la logística”, ha resumido Soro, al detallar que las diez acciones que contempla el dossier tendrán un coste de 15 millones de euros para proyectos, de los que se ha solicitado 7,5 millones de financiación europea en el marco del programa Mecanismo Conectar Europa.

Horizonte 2024

El resto de la financiación para poder ejecutar las diez acciones previstas en el dossier lo aportarán las partes “a cargo de sus presupuestos”, de modo que el ministerio francés dedicará 5,1 millones; Aquitania pondrá 415.000 euros; el Ministerio de Fomento, 800.000 euros; Adif, 1,1 millones y Aragón 100.000 euros –50.000 de sus presupuestos y 50.000 con fondos europeos–.

En julio, se darán a conocer los proyectos que podrán beneficiarse de estas ayudas europeas y en caso de que el dossier defendido por España, Francia, Aragón y Aquitania gane en esta convocatoria, “será el empujón definitivo” para la reapertura de la línea, que “queremos que sea competitiva”.

De esta forma, si en 2020 todas las acciones previstas en el proyecto se han llevado a cabo tal y como se contemplan, se baraja un plazo “razonable” para que la vía Pau-Zaragoza esté operativa en 2024. Soro ha comentado que, según los estudios ya realizados, poner en funcionamiento toda la línea, actualizando la parte aragonesa y acometiendo los tramos franceses, tendría un coste de unos 500 millones de euros.

Diez acciones

El consejero aragonés ha precisado que la financiación se solicita para impulsar diez acciones, de las que “dos son fundamentales”, cuatro de ellas afectan especialmente a Francia y otras tres dependen de Aragón.

Las dos acciones fundamentales se centran, en primer lugar, en el desarrollo de modelos adecuados de financiación y de estructuras organizativas, que implica a las cuatro partes y se desarrollará entre mazo de este año y diciembre de 2020, con un coste de 230.000 euros, para definir y poner en marcha la estructura organizativa entre los socios y analizar las posibles fuentes y fórmulas de financiación necesarias para lograr la reapertura de la línea Pau-Zaragoza.

En segundo lugar, “y es la clave del proyecto”, la otra acción fundamental contempla los estudios de convergencia para garantizar la interoperabilidad de los tráficos transfronterizos, con un coste de un millón de euros, viendo la línea “como un todo” y buscando esa convergencia tanto en los aspectos técnicos, como en estudios de mercado, previsiones de tráfico y evaluación del impacto socioeconómico.

Otras de las acciones que figuran en el dossier son impulsar los estudios preliminares para la modernización y preparación de la futura explotación de la sección Zaragoza-Canfranc, con un coste de 600.000 euros y que se ha dividido por tramos (Huesca-Canfranc, Zaragoza-Huesca), de modo que se compruebe y adecue toda la infraestructura y se incorpore a la Plataforma Logística de Zaragoza al proyecto.

También se deberán elaborar los proyectos constructivos para la modernización y preparación de la futura explotación de la sección Zaragoza-Canfranc; para la construcción de un acceso ferroviario directo a Plhus; diseñar acciones de coordinación y difusión del proyecto; acometer los estudios preliminares de la sección Pau-Somport; la evaluación de impacto y los estudios socioeconómicos en ese mismo tramo.

“Somos optimistas”

“Creo que hemos hecho un buen trabajo, es un proyecto con calidad, al que se incorporan los gobiernos centrales de España y Francia”, ha recalcado Soro, al reconocer que “habrá competencia”, ya que un centenar de iniciativas competirán para llevarse estos fondos, pero “somos optimistas sobre la posibilidad de obtener financiación”, ha dicho, al apuntar que la línea del Canfranc ya ha obtenido recientemente ayudas de los fondos Feder y, además, es un proyecto de carácter europeo.

“Hubiera sido un enorme error concurrir solos” a esta convocatoria de ayudas, ha estimado, al advertir de que la situación política en Francia podría afectar a este proyecto, dado que allí “no hay tanta unidad como en España o tanta pasión como en Aragón” por el Canfranc, si bien ha reconocido el trabajo realizado por el presidente de la región de Nueva Aquitania, Alain Rousset, en favor de la reapertura de la línea.

En todo caso, ha subrayado que en España se ha conseguido continuar con este trabajo “con un gobierno en funciones” y ha aseverado que “habrá que pelear” para ganar la convocatoria, pero en caso contrario “no se acaba el mundo, se seguirá trabajando” porque el Canfranc “es una ilusión colectiva y tenemos derecho a afrontar la situación con optimismo”.

Por último, ha aclarado que para presentar este dossier e intentar obtener los recursos “no se podían plantear obras”, dado que en la parte francesa hay algunos tramos sin línea. Por ello, los fondos que se logren se dedicarán a ejecutar los proyectos constructivos para, en 2020, “licitar y ejecutar las obras”.

Además, mientras tanto, el Ejecutivo español podrá seguir trabajando en la parte aragonesa a través de los Presupuestos Generales del Estado, ha manifestado Soro.

Via EXPANSION

Loading Facebook Comments ...