Los “no alineados” aumentan sus filas

marcha-8-1-730x410

La evolución de la popularidad de los liderazgos en los últimos meses abre paso a la despolarización, de acuerdo con un estudio de la Consultora Poder y Estrategia, realizado entre el 10 y el 13 de enero de 2017 en las principales áreas urbanas del país. Seis de cada 10 venezolanos no se identifican con la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) ni con el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Al ser abordados con la pregunta: ¿Con cuál de los siguientes términos usted más se identifica? A partir de las opciones –chavista, madurista, opositor, simpatizante de la MUD, ninguno y otros–, se notó un desligue de las principales fuerzas políticas en 60 por ciento. “Esto sugiere la irrupción de un nuevo momento en el que la dicotomía chavismo-oposición está dejando de ser protagonista de la escena política”, agrega el sondeo.

De los encuestados, 17 % se identificó como opositor y 5 % como simpatizante de la MUD. Es decir, 22 % de las personas se identifican claramente con la oposición, mientras que solo 8% manifiesta simpatizar con las opciones del Gobierno: chavismo o madurismo.

“El escenario de polarización pareciera estar quedando desplazado por la irrupción de una nueva situación, marcada por la desmovilización y frustración (al menos en esta coyuntura) que pudiera dar paso a una reconfiguración o reacomodo de fuerzas políticas, y/o al surgimiento de nuevas opciones en vista del agotamiento y descrédito de los polos”, explica el informe.

Hay tres escenarios en el tapete. “Lo anterior pudiera derivar en una desmovilización permanente o de largo plazo o en la irrupción de nuevas fuerzas y/o líderes políticos, o en una relativa repolarización en el marco de una intensa campaña electoral”, se lee.

“Los líderes del chavismo continúan la tendencia a la baja, fenómeno que ahora también presenta la oposición, con excepción de Leopoldo López, quien es percibido como ajeno a la Mesa de Diálogo y a las derrotas de 2016”, revela el estudio. El líder de Voluntad Popular, fuera de la escena política por su condición de preso político, capitaliza 16 % de popularidad y se mantiene en la cúspide pese a bajar ocho puntos desde febrero de 2016.

A Henrique Capriles Radonski, quien despuntó en abril de 2016 con una popularidad de 27 % tras “capitalizar la euforia del firmazo y las posibilidades del referendo revocatorio, luego le afectó la factura de la no realización del mismo”, plasma el sondeo. El excandidato presidencial se mantiene 8 % por debajo de López, un verdadero desplome.

“En los liderazgos de la oposición, Capriles carga con una buena parte del costo de la derrota que implicó la no realización del Referendo Revocatorio, ‘desinflándose’ de manera notable, mientras que la opción radical (López) se mantiene e incluso repunta tímidamente, mientras todos los demás liderazgos opositores se desploman”.

En abril de 2016, Henry Ramos Allup, entonces presidente de la Asamblea Nacional, y Henri Falcón, gobernador de Lara, llegaron a sumar 14 % y 11 %, respectivamente, pero nueve meses después, se desinflan. El dirigente emblemático de Acción Democrática, vinculado con las decisiones erradas y las divisiones en el seno de la MUD, perdió 7 %, y Falcón, de posición moderada al frente de Avanzada Progresista, dilapidó 5 %.

Nicolás Maduro y Diosdado Cabello registran desde febrero de 2016 a enero de este año una progresiva caída en la aceptación y se ubican en 6 % y 3 % de popularidad, respectivamente.

A pesar del desplome del liderazgo opositor, el chavismo no capitaliza esa desmovilización y sus principales líderes continúan en un proceso de pérdida de popularidad que viene presentándose en los últimos años en ese sector, y que se acentuó y aceleró en 2016.

Via VERSION FINAL

Loading Facebook Comments ...