Alimentos que te ayudan a curarte

fruta

Es tiempo de toses y malestares. Están por todas partes y si el sistema inmunitario anda un poco flojo es probable que no sea posible despegarse del pañuelo. Sin embargo, la alimentación puede proporcionar un escudo para no recaer o aliviar los síntomas cuando ya se está enfermo. Cristina Tejera, la especialista en endocrinología del hospital Arquitecto Marcide de Ferrol, asegura que Galicia es rica en alimentos que combaten los enfriamientos más comunes. Muchos de ellos están casi olvidados, como algunas verduras de temporada, que llevan vitamina A y tienen ácido fólico: «Además de las típicas de hoja verde, como las acelgas, el brócoli o los grelos, no hay que dejar de preparar las que son de colores, como la zanahoria o la calabaza que tienen mucha vitamina A y ayuda al sistema inmune».

  Granada y pulpo
 Galicia cuenta con otros dos productos -ostras y pulpo- que son una gran fuente de zinc. Este oligoelemento, según la endocrina del Marcide, hacen que funcione el sistema inmune. «En concreto para que se pongan a trabajar unas células concretas que se encargan de anular las agresiones o infecciones». La granada es otro aliado, porque tiene vitamina C y ácido fólico. «Es muy útil para el dolor de garganta», precisa una experta que también recomienda los kiwis, porque contienen tanta cantidad de vitamina C como los cítricos más demandados. Y también los hay gallegos y están en temporada.

La dieta para superar un proceso gripal implica tomar muchos líquidos: siempre mejor infusiones que zumos. «La fruta exprimida es muy calórica y se pierden parte de los beneficios que aporta. Y es bueno acostumbrar a los niños a tomar las piezas enteras. Para beber mejor agua e intentar meter muchas sopas dentro de unas comidas en las que deben primar las verduras y los pescados -porque tienen omega tres y poder antiinflamatorio- sobre las carnes rojas, los embutidos o las grasas», precisa una especialista que asegura que estas recomendaciones sirven para los más pequeños y los mayores.

 En el caso de que las infecciones se compliquen y se necesite tomar antibióticos hay remedios en la nevera para que no afecte demasiado a la flora intestinal: «El yogur es beneficioso, porque actúa como un probiótico natural, ya que los antibióticos alteran toda la flora intestinal y este derivado lácteo ayuda a mantenerla».

Via LA VOZ DE GALICIA

Loading Facebook Comments ...