Los errores de los padres engordan a los niños

Premiarlos con comida y comprar alimentos hechos fuera de casa son dos prácticas comunes que suelen causar obesidad en los chicos. Esto los hace más propensos, antes de tiempo, a enfermedades cardíacas, lesiones músculo esqueléticas y diabetes, entre otras patologías. 

Un niño gordo arrastra algo más que sobrepeso. Lleva consigo un riesgo mucho mayor de sufrir enfermedades crónicas antes de lo normal. 

Puede influir algo de genética o de contextura propia del niño, pero el hecho de crecer con sobrepeso se debe, sobre todo, a hábitos alimenticios poco saludables y a una vida mayormente sedentaria. Y en esto los padres tienen mucho que ver.

Según el pediatra Manuel Lorenzo Fernández, el sobrepeso de los niños venezolanos se debe, muchas veces, a errores recurrentes de los padres.

Premios comestibles. Un error muy común es premiar a los niños con comida. Darles una chuchería si recogen sus juguetes o ir a un local de comida rápida si se portan bien en el dentista, por ejemplo, fomentan en la psique infantil que la comida, especialmente la que no es nutritiva, es un refuerzo positivo, algo que se merecen. 

Los niños deberían acostumbrarse a que la comida chatarra, los refrescos y las golosinas son algo de consumo ocasional. Además de ahorrarse muchas calorías, que a la larga les afectan su salud, también se acostumbran a tener buenos hábitos de vida.

Si los padres quieren premiarlos, pueden llevarlos a un parque infantil que los niños escojan, invitarles a algún amiguito a la casa o hacer una manualidad con los pequeños. Lo disfrutarán tanto, y hasta más, que una chupeta o unas papas fritas.

Comprar comida ya lista. Un segundo error es basar el menú de la casa en alimentos procesados en vez de prepararlos en el hogar. Comprar, con frecuencia, pollo frito o en brasas, hamburguesas congeladas, sopas en lata, entre otros alimentos ya listos, incentiva el sobrepeso porque suelen abusar de la sal, de las grasas y de los aditivos químicos. Además, en ese tipo de hogares, las verduras suelen brillar por su ausencia en los platos.

En este punto también se incluyen los desayunos. Hay que hacer el esfuerzo y preparar en casa esa primera comida del día y la merienda que se llevaran a la escuela. Les evitará una exposición diaria a alimentos fritos en aceite reusado o a dulces con exceso de azúcar y grasas, cuyo consumo nadie controla. 

Los azúcares refinados y las grasas saturadas hacen definitivamente, mucho daño a los niños”, expresa Fernández. La mayoría de las tortas que se compran, las chucherías y la comida rápida las contiene.

Al decir del pediatra, el mayor riesgo que enfrentan los niños obesos es a la “exposición temprana a factores de riesgo cardiovascular, a enfermedades como diabetes mellitus (la que surge como consecuencia del sobrepeso) y a lesiones músculo-esqueléticas relacionadas con el exceso de peso que el cuerpo debe soportar”. 

Según cifras de la Organización Mundial de la Salud, casi 7% de los niños venezolanos padecen obesidad. En total, siempre según la OMS, 42 millones de niños en el mundo reportan sobrepeso. Una gran mayoría, 35 millones, vive en países en desarrollo.  

Vía EL UNIVERSAL

Loading Facebook Comments ...