Francisco cree que el suyo será un papado corto y no descarta dimisión

A bordo del avión del Papa, Italia.- El papa Francisco juzgó este lunes que su actual popularidad “durará poco tiempo, unos dos o tres años” mas antes de entrar en la “Casa del Padre” y reiteró que no excluía una posible dimisión, si no tenía fuerzas para continuar.

Durante una conferencia de prensa en el avión que le traía a Roma desde Corea del Sur, el papa de 77 años, en aparente buen estado de salud, respondió a preguntas sobre su popularidad y el efecto de esta en él, mencionó AFP.

“La vivo como una generosidad del pueblo de Dios. Interiormente, intento pensar en mis pecados, en mis errores, para no enorgullecerme, porque sé que durará poco tiempo. Dos o tres años. Y después, ¡a la Casa del Padre!”, lanzó en tono de broma.

El pontífice argentino dijo vivir esta popularidad “de manera más natural que al principio”, ya que inicialmente “le asustaba un poco”.

Esta es la primera vez que evoca públicamente la perspectiva de su muerte. Según una fuente del Vaticano, el papa argentino Jorge Mario Bergoglio habría confiado a sus próximos que pensaba estar al frente de la iglesia católica sólo algunos años.

Asimismo, vuelve a evocar una posible dimisión como la de su predecesor Benedicto XVI en 2013. La dimisión de un papa es una “institución” y ya no una “excepción”, “aunque esto no guste a algunos teólogos”, aseguró Francisco, quien recordó que los obispos eméritos (jubilados) eran una excepción hace 60 años, y ahora es una práctica habitual.

“Pueden decirme: Si un día usted no se siente capaz de tirar para adelante, ¿haría lo mismo? Sí. Rezaría y haría lo mismo. Benedicto XVI abrió una puerta, que es institucional”, añadió.

A preguntas sobre sus vacaciones de este año, el Santo Padre aseguró que las pasaría “en casa”, en la residencia de Santa Marta, donde vive.

“Siempre tomo vacaciones. Entonces cambio de ritmo. Leo las cosas que me gustan, escucho música. Ante todo rezo”, añadió el Papa argentino, quien reconoció padecer “algunos problemas de nervios”, que se deben “tratar”. “Hay que darles mate cada día”, ironizó.

Antes de añadir: “una de estas neurosis, es que soy demasiado hogareño… La última vez que tomé vacaciones fuera de Buenos Aires, fue con la comunidad jesuita en 1975”.

El papa Francisco no sabe si viajará el próximo año a México o a España, pero si habló de China. Manifestó su deseo de visitar China, “incluso mañana”, pero advirtió que la Iglesia católica en ese país debe gozar de “libertad de acción” para poder “cumplir su oficio”.

“Me preguntan si deseo ir a China, claro que sí. Mañana mismo. La Iglesia sólo pide libertad para hacer su oficio. Ninguna otra condición”, declaró durante una conferencia de prensa en el vuelo de regreso a Roma de su viaje de cinco días a Corea del Sur.

El Pontífice argentino contó que durante el sobrevuelo de China, lo que ha sido autorizado por primera vez por las autoridades comunistas de ese país, estuvo en la cabina de pilotaje.

“De regreso a mi silla recé mucho por el bello y noble pueblo de China, un pueblo sabio”, dijo.

“Nosotros respetamos al pueblo chino”, advirtió el papa, quien citó la carta enviada en 2007 por Benedicto XVI a los católicos chinos.

Durante un encuentro con todos los obispos de Asia, Francisco les propuso adoptar una actitud nueva de “diálogo fraterno” que pueda facilitar el entendimiento.

Francisco invitó a países asiáticos como China y Vietnam a aceptar un diálogo respetuoso entre culturas, y a establecer relaciones diplomáticas plenas con el Vaticano, un gesto de apertura y diálogo con el que quiere pasar a la historia.

“No estoy hablando sólo de diálogo político, sino de diálogo fraternal”. Estos países, añadió, deben percibir que “los cristianos no vienen como conquistadores”, explicó el papa latinoamericano.

Vía El Universal

Loading Facebook Comments ...