Los licuados verdes: beneficios y sugerencias para incorporarlos a la rutina

Tanto los medios de comunicación de masas tradicionales como los nuevos, sobre todo el cine, la televisión y ahora también las redes sociales, nos hacen llegar cánones de belleza que invitan al cuidado y el culto al cuerpo. Y eso que el abanico se ha abierto y se habla mucho de las famosas modelos curvys, que nos han enseñado con la práctica una valiosa lección: siéntete orgulloso de tu cuerpo sea como sea, y mantén una actitud positiva y una autoestima alta para triunfar.

datos revelan, sin embargo, que la preocupación por la imagen no es tal, o no lo es a todos los niveles. La Organización Mundial de la Salud y el resto de autoridades sanitarias, también dentro del ámbito nacional, han declarado la guerra al sobrepeso y la obesidad, y alarman de su aumento en los últimos años.

Lo que se pide no es permanecer en los cánones, claro, puesto que no se trata solo de una cuestión estética, sino de salud. Se pide volver a la sana comida tradicional, a dietas ricas y nutritivas en las que no había presencia de alimentos procesados como hay hoy. El abuso de la famosa comida chatarra, tanto en restaurantes fast food como en los mismos supermercados, está haciendo mucho daño a la salud mundial.

En el marco de la denominada vida sana, marcada por una dieta balanceada y ejercicio físico diario, se recomiendan de cuando en cuando alimentos por todas las vías posibles (blogs, redes, anuncios…) que, podríamos decir, les convierten en tendencia. Lo hemos visto con los superalimentos y también con los licuados verdes que, cierto es, tienen muchos beneficios.

 

Beneficios de los licuados verdes

 

Los batidos verdes son combinados de elementos naturales sin ningún otro aditivo, que se pueden preparar fácilmente en casa para garantizar que el proceso no deje de ser natural. Se revelan como aliados para el aparato digestivo, al que se facilita el trabajo. De hecho, estimula la evacuación, previniendo el estreñimiento.

 

Consisten en combinados de verduras de hoja verde (de ahí su nombre) con otras verduras o hierbas, frutas, frutos secos y/o semillas, como el cáñamo o el lino. Cada cual los puede preparar a su gusto, pero lo habitual es incluir, como base, espinacas, col rizada, acelga, menta o perejil.

La materia prima no es sometida a ningún proceso de cocción, por lo que es la opción ideal para ingerir frutas y verduras con todos sus nutrientes. Como desayuno, es un preparado muy completo, una fuente de fibra, de vitamina A, C, ácido fólico y potasio.

 

Los licuados verdes ayudan en la pérdida de peso, por la función desintoxicante de las frutas y las verduras. Son buenos para combatir el apetito, así como para instaurar la costumbre diaria de ingerir alimentos necesarios para la dieta.

 

Cómo prepararlos

 

Para preparar los batidos verdes se suele recurrir a las licuadoras. Aquí puedes comparar el precio de las licuadoras, y una guía para adquirirla. Antes de hacerlo, hay que tener en cuenta el número de personas, el tamaño o el material, entre otras cosas.

 

Opción 1. Un batido verde rico y sabroso puede no necesitar más que un trozo de apio, un pepino, el zumo de un limón, espinacas frescas, manzanas y jengibre. Viendo los ingredientes, se intuye un equilibrio perfecto entre frescor, sabor y un toque de picante, gracias al jengibre.

Opción 2. La espinaca también puede servir de base a esta segunda opción, que además de un puñado de ella, siempre que estén bien frescas, puede incluir zanahorias, una naranja y una manzana sin pelar, un poco de brócoli, miel y agua. En esta ocasión, en lugar del picante, la miel le aporta el toque dulce como edulcorante natural.

 

Opción 3. También se puede partir de otra planta verde como el perejil, y combinar con frutas como el plátano y la mandarina, y verduras como la zanahoria. Si se quiere, en lugar de miel, se le puede incorporar stevia o un poco de azúcar moreno.

 

Los licuados verdes, por lo tanto, se prestan a múltiples mezclas, aunque conviene combinar con criterio para obtener el aporte necesario. Puedes consultar, por ejemplo, las recomendaciones de vitamina C diarias de la EFSA.

 

Respecto a las opciones anteriores, cada cual puede variar las cantidades como desee, hasta encontrar el sabor adecuado a su gusto.

Vía Panorama 

Loading Facebook Comments ...