Consumir frutas es indispensable para tener una buena salud

Recientes estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) recomiendan la ingesta por persona de al menos 400 gramos diarios de frutas y verduras, para prevenir enfermedades crónicas como las cardiopatías, el cáncer, la diabetes o la obesidad, así como, para evitar y mitigar varias carencias de micronutrientes. De acuerdo a estos informes, cada año podrían salvarse 1,7 millones de vidas si se aumentara lo suficiente el consumo de estos alimentos.

Las frutas se componen principalmente de agua (entre 80-90%). Sus carbohidratos simples (fructosa, sacarosa y glucosa) representan de 5 a 18% de la parte comestible, y determinan su valor calórico; por lo general son bajas en grasas.

El valor nutricional de estas radica, en la presencia de fibra (del 0,7% al 5%, según la fruta); los minerales (magnesio y, sobre todo el potasio), las vitaminas y los minerales. También hidratan el organismo rápidamente, ayudan al correcto funcionamiento del aparato digestivo, facilitan el drenaje de líquidos, aportan fibras vegetales solubles y vitaminas antioxidantes naturales.

En la variedad está el secreto

No todas las frutas son iguales, por lo cual cada una brinda beneficios adicionales que varían de acuerdo al tipo. De allí, la importancia que su ingesta sea no solo regular, sino también diversa.

La pulpa de tamarindo es rica en tiamina, vitamina crucial para el buen funcionamiento de los nervios, los músculos y el sistema digestivo pues reduce la flatulencia y aumenta el apetito.

En el mango destaca su alto contenido de carbohidratos, por lo que puede ser una alternativa calórica. También es antioxidante y anticancerígeno. La naranja combate el estreñimiento y ayuda a la digestión, es depurativa, ayuda al crecimiento de los huesos. Aporta vitaminas antioxidantes naturales,según reseñó una nota de prensa.

El durazno tiene un alto contenido de hierro, por lo cual es recomendable para las personas con anemia. También es antioxidante, produce efectos rejuvenecedores y depurativos, es digestivo y contribuye a disminuir los niveles de colesterol en la sangre. Es rico en betacarotenos, un pigmento que intensifica el bronceado, protege la piel y aumenta el nivel de hidratación de la dermis.

La guayaba ayuda a reducir el colesterol, tiene propiedades diuréticas, contribuye a proteger al organismo de cáncer de mama y próstata. Además, contiene licopeno, el antioxidante más potente del mundo.

La parchita está compuesta por agua y fibras que la convierte en un alimento funcional para prevenir el estreñimiento, reducir los niveles de colesterol en la sangre y mantiene el azúcar en sus límites, en caso de las personas con diabetes.

La piña se caracteriza por tener importantes cantidades de agua y de fibra. Además, es muy baja en calorías. La mayor parte de sus beneficios se deben a la presencia de la enzima bromelina, que mejora la digestión y destruye los parásitos intestinales.

La manzana disminuye los niveles de colesterol en la sangre, ya que contiene pectina, una mezcla de polímeros ácidos y neutros muy ramificados. Las peras ayudan a controlar los niveles de azúcar en la sangre y el colesterol.

Via EL UNIVERSAL

Loading Facebook Comments ...