Podemos excluye a EL PAÍS de un encuentro con periodistas

“¡Hola! El próximo lunes 19 a las 10.00 hemos preparado un desayuno en off en la séptima planta de la calle Princesa, 2, para presentaros a los nuevos y las nuevas portavoces estatales y contaros las funciones que cumplen en Podemos. La idea es que les conozcáis un poquito más mientras compartimos un café. Juanma del Olmo, como secretario de Comunicación, también nos acompañará. Por favor, confirmadnos asistencia antes de mañana a las 19.00. ¡Un saludo!”. Así rezaba la convocatoria del acto celebrado este lunes por la mañana en la sede de Podemos, enviada a los periodistas designados por sus medios para cubrir la información de este partido, entre ellos los de las agencias Efe, Europa Press y Servimedia, los diarios Abc, El Mundo, La Razón y La Vanguardia, RNE, la cadena COPE, y digitales como ElConfidencial.com, Eldiario.es, El Español, Diario Crítico y Libertad Digital.La convocatoria no fue enviada a los periodistas de EL PAÍS, la SER, El Periódico de Catalunya y los digitales El Independiente, Voz Pópuli y Ok diario.

Al encuentro en la sede de Podemos acudieron los portavoces y dirigentes de Podemos Ione Belarra, Noelia Vera, Sofía Castañón, Idoia Villanueva, Pilar Garrido, Pilar Lima, Meri Pita, Alberto Rodríguez y Gloria Elizo, así como más de una quincena de periodistas de diferentes medios de comunicación. Durante el desarrollo del mismo, ante el malestar que expresaron algunos informadores por la exclusión de otros que también siguen habitualmente al partido, los representantes de Podemos explicaron que la invitación se había cursado de forma selectiva para generar “espacios de confianza”. El periodista de El Mundodeclinó asistir a la convocatoria por discrepar del veto selectivo a medios.

Una vez conocida la convocatoria del encuentro, EL PAÍS preguntó a Podemos por qué no había sido informado del mismo, ante lo que un portavoz de prensa contestó que efectivamente no estaba invitado, sin aportar ninguna explicación. En conferencia de prensa tras la reunión de la ejecutiva, la coportavoz del órgano Noelia Vera justificó que se trataba de un “desayuno privado” —aunque el encuentro se celebró en la sede del partido, con más de una quincena de informadores— y que a las citas públicas, como esa conferencia de prensa, sí están invitados todos los medios. “En espacios en off también venimos trabajando, todos los portavoces hablamos en los pasillos, en la cafetería [del Congreso], y podemos seguir haciéndolo”, dijo la portavoz, que no contestó a la pregunta de quién había tomado la decisión o si había sido consensuada.

CAUTELA CON LOS ARGUMENTARIOS

Podemos cambiará el formato con el que comparte internamente los argumentarios y documentos de estrategia política y dejará de difundirlos como archivos, después de que se filtrara a la prensa un documento interno, titulado Éramos pocos y llegó Pedro Sánchez, en el que el partido reconocía su estrategia de “tensionar” al PSOE ofreciéndole un acuerdo.

Un mensaje publicado en el canal interno de Argumentarios en la red social Telegram, al que tuvo acceso EL PAÍS, lo anunció: “Desde este lunes este canal cambia su nombre y cambiaremos su formato. Por comodidad, todos los contenidos de apoyo al debate que se publiquen en adelante se harán en formato canal y no se publicarán más archivos/documentos en él”.

El Comité de Redacción de EL PAÍS, el órgano que representa a los periodistas del diario, trasladará una queja formal a Podemos por la exclusión del periódico de ese encuentro informativo. En un comunicado emitido este lunes, el comité sostiene que esa decisión es “incongruente con el derecho a la información, que cualquier partido político democrático debe defender”, y advierte de que de ella “no parece deducirse otra intención que la búsqueda de afinidades”.

El veto a determinados informadores viene precedido de otro desencuentro de Podemos con la prensa hace apenas tres meses, cuando la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) consideró dar amparo a un grupo de periodistas que se sentían acosados y presionados por Podemosen la cobertura de la información sobre el partido, según explicó en un comunicado. La asociación exigió entonces a Podemos que acabara con la “campaña sistematizada de acoso personal y en las redes” contra periodistas críticos, unas acusaciones en las que el partido dijo no reconocerse.

En 2007, el PP decidió boicotear al grupo PRISA [editor de EL PAÍS] por unas declaraciones de su presidente, Jesús de Polanco, que indignaron a ese partido. El PP anunció su decisión de “dejar de atender todas las convocatorias de entrevistas, tertulias y programas del grupo PRISA”, una intención discutida por las principales asociaciones de prensa, pero ni siquiera entonces el partido de Mariano Rajoy excluyó de sus encuentros informativos a los periodistas de EL PAÍS o de la SER.

Tras publicarse el veto de Podemos a varios medios de comunicación, el secretario de Organización, Pablo Echenique, difundió por Twitter un artículo sobre el accionariado de PRISA con este mensaje: “Conocer quiénes son los dueños de los medios de comunicación es clave para poder consumir información de calidad”. De la misma forma, el cofundador del partido Juan Carlos Monedero escribió en la red social: “No puede ser que algunos dueños de partidos, de jueces y de policías sean también dueños de bancos y de medios de comunicación. ¿Callarnos?”. La exclusión de periodistas en el encuentro informativo en la sede de Podemos ha afectado también a medios de comunicación con líneas editoriales dispares y que nada tienen que ver con PRISA.

Loading Facebook Comments ...