El mapa de la contaminación en Europa

Los datos que maneja la Comisión Europea son preocupantes: cada año más de 400.000 ciudadanos europeos mueren de forma prematura como consecuencia de la mala calidad del aire que respiran. Bruselas ha decidido este miércoles dar un ultimátum a los países que sistemáticamente incumplen los límites de contaminación que impone la legislación europea, entre los que se encuentra España.

Madrid y Barcelona son las ciudades con peor calidad del aire de España, y por ello el Estado se enfrenta a multas millonarias si Bruselas finalmente lleva el caso ante los tribunales, pero no están solas en la clasificación de municipios con problemas de contaminación. Ni son las que peor situación presentan.

Más de una de cada cuatro ciudades europeas (el 27,3%) superan los límites legales de dióxido de nitrógeno ya que en alguna de sus estaciones de medición se registran valores superiores a los 40 microgramos por metro cúbico de aire de media anual. Al situar el cursor sobre las estaciones de cada ciudad en el gráfico que encabeza esta información se puede consultar la media anual de NO2 y si está por encima o debajo del límite legal.

Ciudad Estación NO2 (µg/m3)
Madrid Fernández Ladreda – Oporto 53
Barcelona Barcelona (L’Eixample) 52
Barcelona Barcelona (Gràcia – Sant Gervasi) 52
Madrid Escuelas Aguirre 51
Valencia València – Pista de Silla 46
Terrassa Terrassa (Pare Alegre) 45
Madrid Plaza Castilla – Canal 44
Mollet del Vallès Mollet Del Vallès (Pista D’Atletisme) 44
Barcelona Sabadell (Gran Via) 43
Madrid Puente De Vallecas 43
Barcelona Sant Adrià De Besòs (Olímpic) 42
Granada Granada – Norte 42
Madrid Cuatro Caminos-Pablo Iglesias 42
Murcia San Basilio 42
Madrid Barrio Del Pilar 41
Barcelona Barberà Del Vallès (Moragues – Montserrat) 40
Barcelona Badalona (Mont-Roig – Ausiàs March) 40
Madrid Plaza Del Carmen 40

Los municipios pequeños tienen pocas estaciones de medición, incluso una solamente, pero los grandes pueden contar con decenas de ellas repartidas por todo su territorio. Madrid, por ejemplo, cuenta con 24 puntos en los que se mide la calidad del aire. En el caso de que en una de esas estaciones se superen los límites, se considera que toda la ciudad (o el área) incumple la normativa y podría enfrentarse a multas por parte de Bruselas.

Millones de personas padecen enfermedades respiratorias y cardiovasculares provocadas por la contaminación del aire, según han alertado tanto la Agencia Europea de Medio Ambiente como la Organización Mundial de la Salud (OMS). En 2013, debido a unos niveles persistentemente altos de dióxido de nitrógeno (NO2), se produjeron aproximadamente 70.000 muertes prematuras en Europa, un número casi tres veces superior al de muertes por accidentes de tráfico en ese mismo año, recuerda Bruselas en una nota de prensa emitida este miércoles.

De las 257 ciudades en 145 ciudades en las que se incumplen los límites de contaminación por dióxido de nitrógeno, 18 son españolas. Se pueden consultar en la tabla. Dado que en España hay 156 estaciones de medición, una de cada 10 (el 11,5%) incumplen los límites de calidad del aire.

Nuevos ‘techos de emisión’

Además de la vía judicial, la Unión Europea está elaborando nuevas normas para limitar las emisiones contaminantes. Entre ellas, la directiva que regula los límites máximos, o techos, que deben respetar todos los Estados miembros. La anterior directiva, que empezó a aplicarse en 2010, ha permitido reducir las emisiones de dióxido de azufre, amoniaco, óxidos de nitrógeno y compuestos orgánicos volátiles. Pese a ello, Europa sigue sin alcanzar sus objetivos de calidad del aire.

Por eso la Comisión Europea ha propuesto nuevos límites máximos de emisiones nacionales, más restrictivos, que además afectan a dos nuevos contaminantes que antes no se tenían en cuenta. Por un lado, el metano, un potente gas de efecto invernadero, y por otro, las partículas, conocidas también como “carbono negro”, que proceden tanto de la combustión de vehículos de motor como del transporte marítimo.

El presidente del Parlamento Europeo y el del Consejo firmaron la directiva en diciembre pasado. El texto entró en vigor el 31 de diciembre de 2016 y los Estados miembros deben incorporarla a su legislación nacional como máximo el 30 de junio de 2018.

Via EL PAIS

Loading Facebook Comments ...