Trucos para eliminar la ansiedad que produce la Navidad

locura-navidad-kkje-620x349abc

La Navidad es el momento del año que más se asocia con emociones y sentimientos positivos, como la alegría, y la ilusión, pero a un gran porcentaje de la población, cuando llega esta época les invade la ansiedad, el estrés, y hasta incluso llegan a deprimirse y desean que pase el tiempo lo más rápido posible. Según explica la doctora Marisa Navarro, autora del libro «La medicina emocional», los factores que más estrés producen en Navidad son las aglomeraciones y colas en los comercios, los preparativos de cenas y viajes, los excesos con los alimentos, así como el incremento de los gastos, a lo que se suma, en muchos hogares, un sentimiento de tristeza por la ausencia de seres queridos e incluso, cierto malestar por la presencia de algunos miembros de la familia en las típicas reuniones de estas fechas.

«Pero como en casi todo, la clave está en el punto de vista que le queramos dar a determinadas circunstancias», admite Marisa Navarro. La Navidad es un momento que impulsa el cambio, por esa «convicción» adquirida de intentar ser mejores personas durante esa época. También porque coincide con el inicio del año, que siempre es una excusa para pensar en propósitos, y en cambios a mejor. Por ello, una óptima manera de aprovechar todo esto y desterrar los pensamientos negativos que puede producir la Navidad, es programarse en positivo y tener el autoconvencimiento de que, sean cuales sean las circunstancias, voy a mentalizarme en intentar disfrutar y ser feliz.

Compras, aglomeraciones

 Y así, si te estresan, por ejemplo, las aglomeraciones de gente y las colas en los comercios, la doctora recomienda hacer una lista de lo que quieres y tratar de adelantar tus compras, buscando por Internet, para comparar precios, o mirar disponibilidades. Evita si puedes acudir a grandes centros comerciales en los momentos de más asistencia de público y cuanta más planificación tengas mejor, y por si acaso, sal a la calle, con paciencia y mentalizado.

La planificación también es la solución para evitar el estrés de los preparativos de cenas y viajes. Adelanta todo lo que puedas. En la carretera, no tengas prisa por llegar a tu destino y ten en cuenta tus emociones y estado a la hora de ponerte al volante de tu coche. En cuanto a las cenas o comidas familiares, si eres el encargado de prepararlas, opta por los platos o recetas que mejor sepas hacer o que domines y deja los «experimentos» para otro momento. «Pero si salen mal o no tan perfecto como esperabas, no te lleves un disgusto, pues lo importante de estas reuniones es disfrutar de la compañía y el ambiente», explica la doctora.

Ausencias de familiares

En cuanto al malestar que te puede producir la presencia de algunos familiares, ten presente que si no tienes más remedio que compartir unos días con personas que no quieres, trata de quitarle importancia e intentar evitar el conflicto, hasta que puedas buscar un tiempo reservado para ti. Si lo que te entristece es la ausencia de algún ser querido, intenta recordar los buenos momentos que compartió contigo, con un sentimiento de gratitud por el tiempo que estuvisteis juntos y por su presencia tan importante en tu vida. Evocando su imagen, gestos, palabras y sonrisas, y recordando tantos y tan especiales días que para siempre quedarán guardados en tu alma. Sabiendo que esa persona te diría que tengas bonitos recuerdos, que encuentres quietud y sosiego, que esboces una sonrisa y que seas muy feliz.

Y si te has pasado un poco con la comida, pues no te agobies porque es normal, afirma Marisa Navarro, y piensa que no vas a llevar ese ritmo de alimentación, todo el año y que también es bueno para nuestra salud mental, romper, de vez en cuando, las rutinas y disfrutar de caprichos. Y sobre el presupuesto, haz una planificación, y se consciente de lo que puedes gastarte, y ten previsto que habrá gastos extraordinarios y sobre todo no tengas expectativas demasiado altas, de compras o viajes, si no te lo puedes permitir. Lo importante es disfrutar, se tenga lo que se tenga.

Fuera personas tóxicas

Por último, ten en cuenta que estar de vacaciones, supone intentar ser más flexible en todos los sentidos. Así que no te compliques la vida con querer que esté todo perfecto, que todo el mundo esté feliz y que todos lo pasen bien, pues cada uno es responsable de programarse en positivo para intentar disfrutar lo máximo posible. Respecto a esto, aléjate de aquellas personas tóxicas, que parece que siempre acechan y tratan de convencerte de su visión pesimista de esta época del año. Si te las encuentras, respóndeles con una sonrisa y no les hagas ni caso. Y lo más importante, no trates de discutir con ellas, ni de convencerles de lo contrario.

También recuerda que la mente es nuestro tesoro más valioso y si aprendemos a manejarla, fomentando los pensamientos positivos y primando el optimismo frente a la victimización y el pesimismo, será una gran ventaja en tu vida, en tu estado mental y de salud en general, en esta y en todas las épocas del año.

Via ABC

Loading Facebook Comments ...