Especialistas explican las bondades de la arcilla

Desde tiempos inmemoriales, la arcilla ha sido uno de los fieles aliados de la medicina y la estética. Los egipcios, para calmar las inflamaciones de la piel, extraían los fangos calientes del río Nilo para aplicarlos en la zona afectada. Incluso, Cleopatra, la estampa máxima de la belleza femenina, se aplicaba máscaras con barro para verse joven y luminosa.

En Grecia, Hipócrates se valía del poder antiinflamatorio y refrescante de la arcilla para aliviar el dolor. Hasta el pensador indio Ghandi escribió sobre su uso terapéutico.

¿Y qué la hace tan famosa y confiable? “Su alto contenido de minerales (calcio, magnesio, potasio y sodio) esenciales para desintoxicar y aclarar la piel”, resume la cosmetóloga Mariela Paredes.

“Ésta viene verde (en algunos casos gris) , roja y blanca (a veces se torna rosada o amarilla). Los tres tipos aportan los siguientes beneficios: drenan, cicatrizan y absorben las toxinas”, añadió Paredes.

La arcilla blanca o rosada —explica— es sugerida para pieles jóvenes (entre 13 y 19 años), por sus bondades astringentes, tensoras, antibacterianas y absorbentes de células muertas.

“La roja resulta beneficiosa para pieles maduras pues las rehidratan, actuando como un antiácido y oxigenante”.

El fango verde es rico en magnesio, potasio y aluminio. Es emplea para absorber impurezas y en forma de cataplasma.

En el plano terapéutico, especialistas aseguran que el barro o fango calma los dolores musculares, adheriéndolo sobre el área en forma de cataplasma, —pasta espesa y húmeda—, disminuyendo la hinchazón de esguinces y luxaciones.

Debido a la versatilidad de la arcilla, ésta también puede aplicarse en el cuero cabelludo. La estilista Yajaira Colmenares apuesta por colocarla en su cabello para suprimir las capas sebáceas.

“La dejo actuar por 20 minutos y la retiro con suaves masajes durante el lavado —con agua fría— para no estimular las glándulas sebáceas”, especifica.

La arcilla comercial, que se usa para combatir los estragos del acné, es seca y debe aplicarse con precaución. “Una vez cada 15 días resulta suficiente, pues ésta tiene propiedades que resecan y aceleran el proceso de envejecimiento si se emplea de manera descontrolada”, aclara Paredes.

Si desea adquirir el producto en el mercado, la especialista recomienda solicitar la arcilla blanca, llamada caolín, porque es más purificante y suave para la piel.

Aprovecha los beneficios de estos diminutos granos de fragancia terrosa que le obsequia la naturaleza.

Vía Panorama

Loading Facebook Comments ...